30 días de clausura y multa para Casa del Sol


En ese lugar, la joven Lucía participó de un concurso de tragos y terminó en coma alcohólico después de beber más de 15 vasos de bebida blanca.

Matías Peralta Cruz, juez municipal de Faltas de Colonia Caroya dispuso la clausura por el término de 30 días corridos, a contar desde el miércoles 16, para el salón de fiestas Casa del Sol. Allí, en una despedida de los estudiantes de quinto a los de sexto del Colegio Sarmiento, se organizó un certamen para ver quién tomaba más tragos de los vulgarmente conocidos como “Toc Toc”. El saldo: una joven de 17 años al borde de la muerte tras caer en un coma alcohólico por una ingesta descomunal.
Peralta Cruz respaldó su resolución en que se violaron cuatro artículos del Código de Espectáculos Públicos vigente, especialmente el artículo tres, donde se señala que son responsables por las consecuencias de los espectáculos tanto los “organizadores” de la fiesta como los “propietarios” del lugar donde se realiza.
La sanción para el local también le cupo porque no se contrató ningún servicio de seguridad y control para el evento del pasado viernes 11 y porque permitió la permanencia de personas en estado de ebriedad dentro del lugar.
Guillermo Vicente, propietario de Casa del Sol, presentó un descargo ante el municipio en el que responsabilizó a Leonor Batalla, la mujer que firmó el contrato de alquiler para la fiesta de despedida a los egresados del Ipem 172 de Jesús María, pero el juez de Faltas entendió que había motivos suficientes para ordenar la clausura e imponer una multa que va desde los 175 a los 300 pesos.
Lo concreto es que, en realidad, hubo un menor de 20 años al frente de la organización del evento y testigos presenciales aseguraron que dentro del lugar se expendían bebidas alcohólicas.
Esos hechos hubiesen justificado la intervención del municipio caroyense pero, por fortuna, la actual normativa les posibilita accionar incluso después de que ocurran los eventos.

Que no haya sido en vano
En la madrugada del 27 de octubre de 2007, “Tomy” Senderowicz salía de Casa del Sol después de haber compartido una fiesta de despedida también. Se iba relativamente temprano, 3.30 de la madrugada, porque tenía que jugar al golf al día siguiente, deporte del que era una gran promesa.
Mientras hablaba por su teléfono móvil, en medio de una intensa llovizna, fue atropellado por una camioneta Peugeot 504 en plena avenida San Martín y murió un par de días más tarde. Su dopaje alcohólico le dio por debajo del permitido pero muchos de los que compartieron noche con él aseguran que había mucho para beber.
Frente a la puerta de ingreso a Casa del Sol, sobre la carpeta asfáltica está pintada una estrella amarilla que recuerda la muerte de Tomy.
Antes de entrar allí, los jóvenes debieran recordar por qué se pintó esa estrella.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s