Esta semana se puso en funcionamiento el nuevo complejo de piletones cloacales para Jesús María.

El ingeniero Adrián Camandona fue el responsable de la conducción técnica de la obra de los nuevos piletones de cloacas que puso en marcha el municipio de Jesús María para procesar correctamente los efluentes que genera la ciudad.
“Es importante para la comunidad de Jesús María porque va a permitir que los líquidos cloacales que salen de las viviendas y de las industrias puedan ser tratados”, resumió Camandona.
Los líquidos ingresan en una primera laguna, llamada facultativa, que tiene capacidad para 20
mil metros cúbicos y donde los líquidos sedimentan y se digestan antes de pasar a la segunda laguna que tiene capacidad de 38 mil metros cúbicos. En esta laguna, continúa el proceso de digestión de los líquidos para, prácticamente, pasar sin carga orgánica a una cámara de cloración donde se clora para eliminar las bacterias. A partir de ahí, se está en condiciones de derivar el agua resultante al río.
Hasta hoy, el municipio contaba con otros dos módulos de procesamiento de efluentes pero resultaba insuficiente para procesar todos los desechos que generaba la ciudad. La tercera laguna viene a resolver ese problema. “Estas lagunas cero kilómetro tienen toda la capacidad como para digestar los líquidos que provienen de la ciudad”, concluyó Camandona.
La obra demandó cinco meses de trabajo y más de un millón de pesos de inversión. Fue adjudicada a la empresa Inst-all que utilizó 20 operarios e infinidad de máquinas para la obra en la que se hizo un movimiento de suelo de más de 40 mil metros cúbicos.
Inst-all es una empresa dedicada a las instalaciones que trabajó, entre otros, para el municipio de Río Tercero y también para Aguas Cordobesas.