En Jesús María, están ensayando para ver si se puede independizar la Dirección de Saneamiento y manejar su propio presupuesto y su propia contabilidad.

El municipio de Jesús María viene trabajando para lograr una “autarquía” de la Dirección de Saneamiento de modo que se jerarquice ese espacio estratégico en función de todas las inversiones que hizo la Municipalidad durante los últimos ocho años.
Mantener las inversiones que hizo el municipio –automatización, nueva planta de captación, nueva cisterna de 2000 m3, refuerzos maestros- demandará mayor responsabilidad por parte de los funcionarios competentes e implicará una programación de las inversiones que hay que seguir haciendo para que la prestación de los servicios básicos como agua y cloacas no colapse.
El avance en el proceso para lograr un ente autárquico marcha en forma paralela a la implementación del sistema medido de cobro del agua, del nuevo sistema de facturación, del control de los fluentes industriales y domiciliarios. Cuando todo ese circuito esté cerrado, recién se podrá proceder a la jerarquización y hay dos maneras de hacerlo. O se transforma la Dirección de Saneamiento en una Secretaría o se transforma en un Ente. Estos últimos han funcionado bastante bien en otros lugares y tuvieron su crecimiento como puede ser el Ente de Concordia (Entre Ríos) que aprovechó los recursos del municipio para cimentar su crecimiento.
Pero si se vale de la estructura existente en el municipio, principalmente de personal, ¿dónde estaría la autarquía del nuevo organismo?. Lo primero que permitiría es individualizar los ingresos y egresos del área porque hoy las partidas para Saneamiento dependen de lo que se presupuesta para la Secretaría de Desarrollo Urbano. Lo mismo ocurre con la partida Sueldos en las que están involucradas todas las áreas.
Desde lo administrativo-contable, la intención es conocer si lo que se egresa es superior a lo que se ingresa y, luego, elevar un presupuesto de funcionamiento para el área para que lo apruebe el Concejo Deliberante. El Ente utiliza la misma ordenanza de contratación y el mismo régimen de compras que el municipio, pero administrativamente lleva una contabilidad aparte y se presupuesta aparte.
De todos modos, la iniciativa no tiene un plazo hasta que se pueda consolidar y tampoco está obligado el municipio a hacerlo. Hoy, está en estado de ensayo, en preparación.

Anuncios