Jesús María intentará certificar norma ISO 9001 para su servicio de agua potable


Con la asistencia de un ingeniero Industrial de origen colombiano, inició el proceso que puede conducirlo a certificar normas de calidad internacional para su servicio de agua potable.

Está clarísimo que hay enormes diferencias entre intenciones y concreciones. De modo que la noticia que difunde Primer Día es que el municipio de Jesús María tiene “intenciones” de certificar normas de calidad internacional –la ISO 9001- para su servicio de agua potable.
La normativa se utiliza especialmente en el ámbito privado y, de hecho, muchas empresas de nuestra zona consiguieron dicha certificación. Pero desde hace algunos años, algunas administraciones públicas comenzaron a transpolar esa experiencia del campo privado al público con la convicción de que esa mejora ¡también puede aplicarla el Estado a sus procesos!. En líneas generales, lo que hace Jesús María es continuar en esa senda y cuenta para ello con el asesoramiento de un ingeniero Industrial de Bogotá (Colombia), Michelet Camilo Cárdenas Cruz, quien está cursando una maestría en administración en la Universidad Nacional de Córdoba.
En la maestría, se abordan diferentes temáticas dentro del ámbito de la gestión y, particularmente, sobre gestión de calidad.
Cárdenas se interiorizó sobre lo que vienen realizando el municipio de Jesús María en materia de servicio de agua potable en un congreso internacional en el que expuso el intendente Marcelino Gatica. De allí surgió la posibilidad de que su tesis de maestría sea respecto de la certificación de la norma ISO 9001 para el servicio de agua potable de Jesús María. Por eso, desde hace tres semanas viene visitando la ciudad regularmente y está trabajando sobre ello.
El profesional viene con una experiencia previa ya que implementó un sistema similar en la administración pública de Colombia, dentro del poder judicial, donde había que implementar ISO 9001 en un área que comprendía a 4500 personas. Allí, trabajó dos años y medio acompañado por un equipo de otros diez profesionales y antes de renunciar para venirse a estudiar a nuestro país, la implementación de la norma de calidad tenía un avance del 90 por ciento.
“Me pareció una experiencia interesante porque como profesional pude prestar mis servicios a la comunidad en un ámbito altamente cuestionado porque en cualquier país sudamericano la cuestión pública es de bastante seguimiento y bastante cuidado porque estamos manejando fondos de las personas”, indicó Cárdenas sobre su experiencia.
La ventaja de poder implementar normas de calidad como la ISO 9001 es que desde Panamá hasta Tierra del Fuego se trata de la misma norma, de modo que si Jesús María logra certificar ese proceso estaría a la altura de cualquier país vecino.
Cárdenas trabajará en nuestra ciudad hasta julio de 2010, fecha en la que calcula que la implementación de la norma podría estar entre un 60 y un 70 por ciento, con la posibilidad de un acuerdo posterior con el municipio para concluir el trabajo.

Un árduo trabajo
¿Con qué realidad se encontró en Jesús María? ¿Está muy lejos o muy cerca de poder certificar normas de calidad?
Lo primero que hizo este joven profesional -tiene 27 años- fue un pequeño diagnóstico para conocimiento de la entidad para la que trabaja, visitando las plantas de agua, y consultando sobre nivel de cobertura del servicio.
Consultado sobre las fortalezas que pudo visualizar sobre el servicio actual, el ingeniero colombiano pontificó la realidad de que no hay cortes prolongados de servicio, que está servido más del 90 por ciento del ejido municipal, y que hasta el momento se ha manejado el servicio de manera eficiente.
También mencionó como una fortaleza el hecho de que haya voluntad política, voluntad de cambio, con la incorporación de herramientas de la gestión privada como las normas ISO, más una fuerte relación entre la academia (universidades) y el municipio.
Entre las debilidades, Cárdenas enumeró que el ciudadano no conoce muy bien qué función le presta la Dirección de Saneamiento, qué puede esperar de ella, y cómo puede acercarse a ella.
Asimismo que hay personal que lleva bastante tiempo en su cargo con mucha experiencia, pero que la implementación de esta norma va a generar alguna resistencia porque implica cambiar algunos esquemas mentales.

Las etapas del proyecto
Dentro de la primera etapa del proyecto, Cárdenas planteará la posibilidad de realizar una reestructura organizacional que podría incluir traslados, reorganizaciones, redistribución de funciones, a sabiendas de que va a generar ciertos malestares.
Desde su punto de vista, hoy no está claro cómo es el organigrama del área y cuáles son los manuales de procedimientos y de funciones.
La etapa siguiente es la de documentación donde se plasma en el papel todos los procedimientos y todos los conocimientos que tiene la gente sobre su función, buscando generar continuidad en el tiempo.
Allí, hay que dejar establecido cuál es el perfil de cada cargo, cuál sería el perfil ideal, las competencias, las funciones, los procedimientos.
Finalmente, viene la etapa de validación de esa documentación, tras lo cual se solicitan las auditorías para certificar la norma.
Lo deseable para las futuras administraciones sería que continúen certificando la calidad de sus servicios a vecinos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s