Por: Marcela Colombo (Concejala y presidenta del Bloque de la UCR de Jesús María)

Los días 02, 03 y 04 de setiembre participé junto con la concejal Adriana Seculini en la ciudad de Mar del Plata, de la V Cumbre Hemisférica de Alcaldes en el marco de la cual se desarrolló el Primer Encuentro de Concejales Latinoamericanos, con la presencia además de referentes de México, Estados Unidos, España, Portugal y de países asiáticos.
Todos los concejales recibimos la invitación, la decisión de participar fue personal y no significó para la ciudad erogación alguna.
Recién cuando llegué al evento pude tener conciencia de la magnitud del mismo, más de cuatro mil personas, la mitad de ellas concejales, compartiendo experiencias y tratando de buscar políticas públicas que mejoren la calidad de vida de los vecinos de sus ciudades, en temas claves como por ejemplo el servicios públicos, tratamiento de residuos.
En la reunión específica de ediles, se analizó la importancia del fortalecimiento y jerarquización de los Concejos Deliberantes por su rol fundamental en la satisfacción de las necesidades y demandas de los ciudadanos.
Son los Concejos el primer ámbito de representación popular, una especie de caja de resonancia de las problemáticas locales a las que debe buscarle solución, sus miembros somos actores fundamentales en el proceso de revalorización del sistema democrático, de allí la necesidad de perfeccionarnos para ser más eficaces y eficientes. Somos los concejales los representantes que el ciudadano tiene más cerca, somos sus vecinos, por ello podemos ser receptores directos de sus inquietudes, protestas, necesidades. Lograr el cumplimiento más eficiente de los fines por y para los cuales hemos sido elegidos debe ser un desafío y una obligación.
La crisis de la política actual se ve cristalizada en dos aspectos fundamentales: baja credibilidad y representatividad de los partidos políticos, por una parte, y por la otra, poca eficacia de los gobiernos para responder satisfactoriamente ante las demandas identificadas por los ciudadanos como sus necesidades centrales, revertir esta situación requiere de trabajo diario marcado por la Eficiencia, Eficacia, Ética, porque no, buscando la Excelencia, como modo de alcanzar la exitosa conjunción entre lo que los vecinos esperan y lo que le podemos brindar, esto es la satisfacción ciudadana.
El contexto actual donde Nación y Provincia descentralizan cada vez más competencias, sin hacer lo propio con los recursos, obliga a una reformulación del rol tradicional de los municipios, por ende de los Concejos Deliberantes, debiendo dar respuestas más amplias.
Es necesario fortalecer la división de poderes a nivel municipal, pero teniendo una agenda común, es decir, tratando de lograr el consenso acerca de cuales son los temas fundamentales de la comunidad.
Otro tema de a tratar fue el rol de las mujeres en la política, reconociendo que pueden tener una visión más amplia del poder, se cuestionó el cupo femenino en las listas de candidatos, entendiendo que debe existir paridad al respecto, desterrando toda forma de discriminación.
Se abordó la problemática de la Legislación Municipal, coincidiendo en la necesidad de una Agenda Legislativa, que contemple el aspecto coyuntural, lo de todos los días que hay que solucionar sí o sí, pero sin perder de vista lo estructural, aquellos temas que trascienden la problemática diaria. Se plantearon como problemas a resolver la contaminación, inflación, superposición legislativa, el desconocimiento de la normativa vigente, la preponderancia de lo cuantitativo sobre lo cualitativo. Se trabajó sobre la técnica legislativa, para evitar ambigüedades, vaguedades, redundancias, imprecisiones, a los efectos de evitar confusión o interpretación subjetiva de las ordenanzas, las que deben ser redactadas con la mayor sobriedad, claridad y precisión posibles. Se planteó la necesidad de ordenar la normativa vigente en cada Municipio, con la creación de un Digesto o un Código como ideal, pero con la posibilidad concreta de aplicar la Técnica del Texto Ordenado, aunando todas las ordenanzas sobre una materia, criterio que estamos siguiendo desde que asumimos como concejales de esta ciudad.
Se coincidió además en la necesidad de conformar consensos, lograr la mayor base política posible con procedimientos transparentes, consultando a los sectores involucrados, en especial a los organizados y dotados de capacidad de propuesta y movilización, tratando de armonizar los intereses contrapuestos y priorizando el interés general de la comunidad.
Esta historia refleja mi opinión sobre el rol de los concejales y su proximidad a la gente: “Un grupo de personas se encuentran solas en una isla y necesitan ser rescatadas ante la inminente llegada de un temporal. Pasa el bote de la Nación, pero no los auxilia porque por ley no era de su competencia. Luego, pasa la Provincia, y tampoco los rescata porque la ley del bote no fue reglamentada. El Municipio tampoco puede auxiliarlos porque no adhirió a la ley. Finalmente, pasa el último bote. Era de un concejal que lo había hecho con una ordenanza y fue ese bote el que salvó a los vecinos, rescatándolos”.­­­