Mercedes Sosa, de principio a fin


La inigualable cantante tucumana, que falleció el pasado domingo, tuvo una relación muy singular con Jesús María. Lo repasamos en este recordatorio.

La “Mecha” o la “Negra” Sosa actuó por primera vez en el escenario Martín Fierro del Festival de Doma y Folklore el 15 de enero de 1967, mientras se desarrollaba la segunda edición de la fiesta gaucha y era presidente el maestro Elvio Humberto Roya. Volvió al año siguiente y su paso por la ciudad fue registrado en las páginas del desaparecido La Voz del Departamento Colón que en su edición 167 publicó una pequeña reseña y entrevista.
«Atraídos por la sencillez y la simpatía de esta destacada y personalísima cantante, una de las figuras más aplaudidas del Festival, nos acercamos a ella a los efectos de preguntarle qué opinión le merece el Festival de Jesús María, a lo que gentilmente respondió: “La verdad, me merece la mejor de las opiniones, sobre todo la alegría de la gente, viviendo a la par de todos nosotros el Festival, la doma –que es una cosa muy hermosa-, el público es muy cálido, ya lo he conocido el año pasado por primera vez y fue igual: un público que aplaude y que quiere a la gente. El de aquí es un público muy especial”.
En cuanto a su carrera artística, nos manifestó: “Estoy muy contenta porque estoy invitada para ir a Roma a participar del Festival Internacional de la Canción. Viajo en los últimos días de febrero, pero antes continuará con esta gira y actuaré en todos los festivales del país”.
Con relación a su éxito, dijo: “Cada vez que me subo al escenario, estoy comenzando de nuevo, el público es siempre distinto”. Y agregó: “Un abrazo grande a todos los amigos de Jesús María y felicitaciones por este gran Festival y por esto tan maravilloso que han hecho en tan poco tiempo. Muchas gracias a su revista y a usted por la gentileza de llegar hasta mí”», decía el ejemplar de la primera quincena de 1968.
Después, llegaron los oscuros años ´70 y Mercedes Sosa casi no se presentó en Jesús María. De hecho, sus actuaciones fueron bien esporádicas hasta el bienio 2000-2001 en que se presentó en forma consecutiva y por última vez en el anfiteatro José Hernández.
La “Negra” Sosa fue el estandarte del Festival de 2001 después de que Julio Maharbiz le obligara a los artistas que actuaban en Cosquín a firmar una cláusula de exclusividad que les impedía estar en los dos festivales. Sosa acompañó al entonces presidente de la doma, Esteban Martos, en el lanzamiento de la edición que tuvo lugar en la Secretaría de Cultura de la Nación que tuvo lugar en Buenos Aires. Además, fue nombrada madrina de las escuelas, regaló un anillo con una montura tallada, y prometió regalar una fecha fuera de la época del festival, cosa que nunca se concretó.
El último registro escrito del paso de Mercedes Sosa por nuestra ciudad pertenece al desaparecido diario Primera Hora donde se despacha con infinidad de temas.
«A esta música (refiriéndose al folklore) hay que amarla y protegerla. Yo creo que ha llegado la hora en que la gente tiene que protegerla. En Brasil, todo lo que se escucha es música nacional (…). La cabeza de los artistas es más importante, por qué no, que la garganta misma, porque es la que debe pensar, es la que debe ser solidaria, es la que debe amar a su pueblo, amar a su gente, amar a su raza, amar estos festivales».
Ese año, Mercedes Sosa fue declarada Visitante Distinguida por el municipio en la que sería su última visita.
Fuente: Mónica Nielsen y María del Carmen Luna del Archivo Municipal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s