Alumnos de cuarto, quinto, y sexto año del IPEM 349 siguen adelante con su programa de Promotores de Gestión Ambiental con el que quieren generar mayor conciencia.

Durante la última sesión del Concejo Deliberante de Colonia Caroya, un grupo de alumnos del IPEM 349 les explicaron a los concejales el trabajo que vienen realizando para multiplicar los mensajes sobre la importancia de cuidar el ambiente. El primer paso: reducir el impacto que los residuos producen en Colonia Caroya.
En tal sentido, el profesor Eduardo Angulo señaló que la pretensión de la cátedra fue que los alumnos logren una profesionalización del discurso (que se base en hechos reales) de modo que se pueda lograr un cambio de pensamiento no sólo en los jóvenes comprometidos con el proyecto sino también en los niños y jóvenes a los que dirigen el mensaje.
Antes de ofrecer charlas en las otras escuelas caroyenses, los alumnos tuvieron varias instancias de perfeccionamiento a través de la conversación con especialistas como Fernando Manera, Carlos Ceara, y Fernando Álvarez, a los que se sumaron otras instancias de capacitación por intermedio de la Fundación Arcor que apoya el proyecto.
Tras unos 90 días de trabajo, los alumnos de cuarto, quinto y sexto año salieron a brindar charlas informativas y de sensibilización a los alumnos de las escuelas San Martín, Belgrano, y Pío León.
Los Promotores de Gestión Ambiental ya cuentan con su propio uniforme: un chaleco-campera de color verde con cuello negro y el logotipo con la sigla PGA bordada a la altura del pecho.
El miércoles pasado, ante los concejales caroyenses, los alumnos comenzaron exhibiendo un video del tema de Michael Jackson, Earth Song, para después explicar cómo han ido adaptando los mensajes a los niños de nivel inicial y de primaria y la diferencia en el código que usan ante sus pares del secundario.
El slogan que vienen utilizando los adolescentes del PGA es “Pensá en tu futuro, pensá en limpio” y apelan a todo tipo de imágenes y descripciones de problemas como para que quede claro que todos somos parte del problema y que todos podemos ser parte de la solución también.
De hecho, uno de los momentos más divertidos de la exposición tiene que ver con el tiempo que demandan los diversos residuos antes de degradarse en el ambiente, donde queda claro que algunos residuos contaminan y, además, demoran hasta miles de años en degradarse.
Fue momento también para señalar que en esta etapa, se trabaja sobre la reducción del impacto que producen los residuos en el basural municipal, pero el proyecto irá continuando con aquellas problemáticas ambientales que se vayan detectando en la ciudad y recorriendo el mismo circuito que hasta ahora: capacitación previa antes de la multiplicación de mensajes en favor del ambiente y de la vida.
Para el mes de noviembre, alumnos y docentes del IPEM 349 están diagramando un encuentro con la mayor cantidad posible de alumnos de otras escuelas para socializar los conocimientos que hay respecto de la problemática de los residuos y elaborar algunas propuestas para minimizar el impacto.
Vale señalar que fue el municipio quien señaló como problema la separación de residuos y en función de esa prioridad marcada desde la administración se formuló la primera etapa del programa.
La pretensión es informar a la comunidad para que pueda corregir algunas conductas que no contribuyen al cuidado del ambiente, generando una cultura ambiental, y empezando por los más pequeños.