Si no media un acuerdo para integrar una lista única, dos facciones de la Unión Cívica Radical disputarán la conducción del Comité de Circuito el domingo 6 de septiembre.

En consonancia con lo que viene negociándose a nivel provincial, esto es, la generación de listas de unidad dentro de la Unión Cívica Radical, militantes del centenario partido político de Jesús María se iban a tomar este fin de semana para ver si se podía concretar un acuerdo que les evite la confrontación en una elección interna.
Vale recordar que para una eventual interna, cuya fecha de realización es el domingo 6 de septiembre, fueron oficializadas dos listas: Confluencia, que encabeza el empresario Carlos Roldán, y Todos por Colón, que lidera el funcionario y productor Luis Picat. El sector de Picat le ofreció a Roldán la presidencia de una posible lista de unidad.
El pasado miércoles por la noche, en las instalaciones del bar de planta baja de la Sociedad Rural de Jesús María, se reunieron afiliados afines a Picat y también a Daniel Gatica para delinear la posición a tomar en caso de que no se pueda arribar a un acuerdo y haya que recurrir a las urnas para dirimir quién encabezará el Comité de Circuito que sigue intervenido.
La principal dificultad que advirtieron quienes acompañan a Picat para concretar un acuerdo es el encono que algunos referentes del otro sector muestran contra la Municipalidad, rivalidad que tendría su origen en disputas personales del pasado. Claro que no es el caso de Roldán sino de algunos de los que lo acompañan en su lista.
La segunda dificultad que se puso de manifiesto sobre la mesa es la indefinición del intendente Marcelino Gatica respecto de su posición política actual: o se queda con el Frente Cívico o vuelve al seno del radicalismo, aunque él pregone a los cuatro vientos que es y seguirá siendo radical.
En tal sentido, el movimiento de ese “alfil” condiciona el tablero en juego, más allá de que algunos correligionarios estén dispuestos a enfrentarlo si, dado el caso, el intendente prefiere continuar con su proyecto político por fuera del radicalismo.
Envalentonados por el éxito en las urnas del 28 de junio, donde la UCR recuperó 1500 votos respecto de la elección de 2007, algunos militantes se fueron de boca y salieron a decir que “iban a recuperar la Municipalidad en 2011” como si los funcionarios actuales y el propio intendente fueran de otro planeta y no productos del Comité de Circuito local.
Para otros, el análisis de situación del radicalismo es muy diferente: Hoy, la Unión Cívica Radical no es opción porque no está en la calle y porque el partido ha estado maniatado para causas particulares. Además, hay un apresuramiento para hablar de candidaturas cuando ni siquiera hay mediciones que puedan asegurar quienes serían los “candidatos”.
En ambos frentes, tanto en el sector que encabeza Roldán como en el de Picat, los planteos que se vienen realizando van en función de una revitalización del Comité como espacio de debate, de encuentro, y de formación de dirigentes políticos. La segunda cuestión es que ambos sectores pugnan por posicionar el partido para que 2011 los encuentre unidos.
La duda es si, dentro del marco de una interna, se usará la persuasión o la agresión.