El Jefe de la Región 3 de Gendarmería dijo que sin extensión de jurisdicción no pueden actuar en nuestra región. Eso depende de un acuerdo de los gobiernos de la Nación y la Provincia.

Dos cuestiones tienen intranquila a la comunidad de nuestra región, al menos desde octubre del año pasado: el incremento de la inseguridad y, de la mano de ésta, el crecimiento de la venta de drogas.
Por tal motivo, hubo reuniones en las que se exigieron soluciones a la responsable de mantener a raya el delito: la Policía de la Provincia de Córdoba. Como la institución policial no goza de toda la confianza que debiera por parte de la comunidad, ocurrió que comenzaron a alzarse voces de distintos sectores para que Gendarmería Nacional colabore prestando servicios de seguridad ciudadana. Lisa y llanamente, que se sume a la tarea que realiza la policía.
Pero en esta ocasión, las autoridades que gestionaron la intervención de Gendarmería Nacional pusieron énfasis en el crecimiento del narcotráfico y no en el incremento del delito domiciliario. ¿Por qué? Sencillamente porque la fuerza militar no precisa autorización para investigar y reprimir el narcotráfico, pero sí lo necesita para patrullar las calles.
En su reciente visita a nuestra zona, el Jefe de la Región 3 de Gendarmería, comandante general José Ernesto Becerra, descartó que la fuerza pueda reprimir el delito sino obtiene una extensión de jurisdicción a través de una ley o de un decreto del Poder Ejecutivo Nacional.
Y antes de eso es preciso un acuerdo entre la Provincia de Córdoba y el gobierno de la Nación. Vista la hostilidad que ha demostrado la presidenta Cristina Fernández hacia el gobernador Juan Schiaretti, difícilmente pueda arribarse a un acuerdo, aunque los intendentes de la zona se queden pataleando y sigan gestionando en todos los niveles.
Gendarmería señaló que sólo intervendrá cuando la Justicia o la propia Policía de Córdoba le solicite colaboración.