Por: Oscar Beas (GRUEJMA)

Piensa libremente, a nada te aferres, Se paciente y lucha por lo que quieras Lleva poca carga y ayuda a la gente Porque en esta vida, nada es para siempre Grita contra el odio y contra la mentira, Que la guerra es muerte y la Paz es vida. (Anónimo)

La Niñez, como etapa natural de la evolución del hombre sobre el planeta, nos plantea varios interrogantes, entre ellos, cómo transmitirles pautas de conducta y de comportamientos cotidianos, amigables con la Naturaleza y el cuidado del Medioambiente
Los adultos, como depositarios de experiencias de vida, tenemos la obligación moral de señalar un camino …aunque vale la reflexión de Machado: “Caminante se hace camino al andar”.
Esa senda de hábitos saludables y modos de vida sobrios, será internalizada por los niños, siempre y cuando noso-tros los practiquemos, en nuestro quehacer diario.
La Educación se asienta en sólidos pilares como la imitación y la repetición entre otros.
El poner límites, junto a enseñarles la importancia de la crítica, el cuestionamiento y la reflexión, constituyen otros valores educativos que enriquecerán su formación de futuros ciudadanos, responsables y solidarios.
Creemos que el mejor homenaje a nuestros niños es precisamente éste: Ser coherentes y responsables.
El Logo de nuestro Grupo Ecológico señala “La Naturaleza nos da todo, es hora de unirnos y luchar para preservarla”. Sintetiza nuestro objetivo como organización no gubernamental ambientalista, desde el año 1994 y ¿saben quien lo escribió? . . . .Un Niño de Jesús María, y fue seleccionado entre las Escuelas primarias.
Por ello, es tan importante, que, desde temprana edad, sean sensibles a la problemática ambiental ya que, muchas veces, ellos con su instintiva inocencia nos corrigen a los adultos, por alguna involuntaria omisión de cuidado del medio ambiente, en nuestro comportamiento diario. Entonces, cómo no festejar su día, cómo no amarlos. . .
Pero los adultos estamos mucho más endeudados con nuestra Niñez. Todos los estudios científicos serios nos señalan el avance inexorable del temido Cambio Climático, con su secuela de catástrofes provocadas, como inundaciones, contaminación de agua, suelo y aire, migraciones masivas, entre otras.
No es secreto para nadie que la causa es el imparable consumismo porque nos agobian de publicidades engañosas, creando necesidades ficticias de artefactos de de todo tipo y de corto uso, e ignorando que, pronto, van a parar a basurales urbanos, todos colapsados, para luego seguir esa rutina depredadora que, sin dudas, extinguirá los recursos naturales que se creían inagotables.
Estamos a tiempo todavía de replantearnos y prevenir esta marcha hacia la civilización consumista que nos autodestruirá y éste es el momento de reflexionar con seriedad, ante nuestros niños en su día. ¿Qué mundo vamos a dejarles?.
Nuestro egoísmo, comodidad y en algunos casos, la desenfrenada codicia nos conduce por mal camino…
Debemos reflexionar y “unirnos para luchar y preservar la Naturaleza”.
Feliz Día para todos los niños.