Sancionarán el derroche de agua potable


Las autoridades quieren impedir que Jesús María se vea envuelta en una crisis hídrica como la que atraviesan otras localidades en la Provincia. Ya hay motivos para estar alerta.

Los tiempos en que Jesús María vivió sumido en frecuentes crisis hídricas no son tan lejanos. La última crisis data de 2003. Y hoy la realidad de muchas localidades de la Provincia es de emergencia en relación a la producción y distribución de agua.
Sin ir más lejos, Sierras Chicas es una de las tantas regiones afectadas donde se especula que hacia fin de año el nivel del dique La Quebrada estará 9 metros por debajo del vertedero. Preocupante.
Aunque en Jesús María la situación no ha llegado a los extremos de otros lugares, hay señales para mostrar preocupación y anticiparse a una eventual crisis. ¿Cuáles son esos signos?
En primer lugar, durante el denominado período de “recarga” -habitualmente se considera así al mes de marzo- llovió un 70 por ciento menos de lo normal. En segundo término, durante los últimos 45 días, la producción de agua en la planta principal disminuyó un 30 por ciento.
Habitualmente, desde la planta ubicada camino a Ascochinga, se envía al tanque de la calle Aníbal Viale un flujo de 700 metros cúbicos por hora, pero en la actualidad ese flujo disminuyó a unos 350 metros cúbicos por hora.
Con ese panorama, las autoridades municipales decidieron salir a sancionar el derroche de agua, después de haber labrado 35 actas de infracción que no supusieron multas. Durante un tiempo, inspectores que responden a la Dirección de Saneamiento visitaron distintos sectores de la ciudad –en algunos casos por denuncia de vecinos- tratando de concientizar a la gente sobre la necesidad de cuidar el recurso y evitar su derroche.
Pasada esa etapa, la del aviso, el municipio está dispuesto a poner en marcha el mecanismo que le permite sancionar ya que las multas, dependiendo de la gravedad de la falta, permiten castigar con el pago de entre 30 y 60 litros de nafta súper (3 a 6 UEM).
Agentes de la Guardia Urbana Municipal e inspectores de la Dirección de Saneamiento labrarán actas por los siguientes motivos: derrames de agua servida en la vía pública (desagote de piletas, lavarropas, agua contaminada, etc.), Lavado de autos en la vía pública, lavado de veredas en días no permitidos (días permitidos: lunes y viernes), uso de mangueras y regado del jardín con manguera o molinete.

No baja el consumo
La Organización Mundial de la Salud señala que cada habitante del planeta debería utilizar hasta 175 litros de agua diarios.
Jesús María casi triplica ese valor porque el promedio de consumo diario por habitante está en los 450 litros y esa medida se eleva a 650 litros en la época del Festival de Doma y Folklore.
La necesidad de bajar ese consumo al menos a 300 litros diarios por persona es una de las razones que llevó a las autoridades a planificar dos cuestiones: sancionar el mal uso del recurso y, por otra parte, cobrar el exceso de consumo a través de la medición.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s