Inspección de Sociedades Jurídicas le aprobó a las autoridades del club Alianza el llamado a asamblea. Para ello, el club debió presentar siete balances juntos que deberán aprobar los asambleístas junto a la memoria.

Los últimos seis años de la vida institucional del club Alianza Jesús María, probablemente, marquen un antes y un después. Porque nunca antes una institución deportiva había enfrentado tantos problemas y nunca antes había estado una institución deportiva al borde de su desaparición.
Difícilmente, las actuales autoridades puedan explicar qué fue lo que los llevó a hacerse cargo de una entidad que llevaba un atraso importante en el pago a su personal, que tenía variados juicios por resolver, que no tenía consolidada su deuda, y a la que parecía que sólo la venta de sus posesiones más valiosas -el aeródromo y la cancha del ex Ferro Postal- la salvaría de la hecatombe.
Y parece increíble, seis años después, toparse con una entidad que logró equilibrar sus cuentas y a la que le falta poco para ser “autosustentable”, es decir, para que no tenga que depender su funcionamiento del cobro de la cuota social.
Esta semana que pasó, la Inspección de Sociedades Jurídicas habilitó al club Alianza a llamar a Asamblea General Ordinaria para tratar, entre otros aspectos del orden del día, la renovación de sus autoridades, la lectura de la memoria, y la aprobación de los balances que van de 2002 a la fecha.
Parte del contenido de la memoria fue ofrecido por las autoridades actuales en conferencia de prensa a los medios de comunicación locales.
“Entendimos que los ingresos por cuota social eran insuficientes para el funcionamiento ordinario y que era necesario invertir en infraestructura para generar ingresos extras al club. Con esa meta en el horizonte, se terminó el cerramiento del Gimnasio Anexo I, con vestuarios y baños, para que sea alquilado como salón para fiestas, además de ser utilizados por las disciplinas de Gimnasia Rítmica, Gimnasia Artística y Patín”, señala el informe respecto de las inversiones concretadas en estos seis años.
“También -añade el borrador de la memoria- realizamos el cerramiento y piso del Gimnasio Anexo II en donde se realizan actividades como Básquetbol masculino y femenino, Handbol y, además, es alquilado para realizar fútbol sala y para distintos eventos que significan, hoy, ingresos extras para Alianza”.
También se menciona la Albergue deportivo, transformado en seis departamentos que tienen su propio baño privado con agua caliente, y la remodelación del nuevo ingreso a la institución con el que se logró tener un mayor control sobre la circulación interna de gente dentro del predio. Al mudar la Secretaría al frente se logró desocupar espacios que fueron alquilados a otras instituciones, por ejemplo, el PAMI. Esas inversiones realizadas orillan los 450 mil pesos y otros 450 mil pesos provinieron de inversiones privadas. Y lo más importante, no se desprendieron de ninguna posesión.

Anuncios