La información, que brindó el ministro de salud esta semana, dio lugar a que la norma vigente se haga menos restrictiva.

Tras la reunión que mantuvieron los intendentes de la provincia de Córdoba con el ministro de Salud provincial Oscar González -respecto del avance de la epidemia de gripe A H1N1- los municipios de nuestra región decidieron flexibilizar la emergencia sanitaria dispuesta hasta el 31 de julio.
Sin embargo, Jesús María fue el único municipio que debió derogar el decreto que reglamentó la emergencia y redactar uno nuevo que sigue sosteniendo la prohibición de todo acto de carácter público que importe la concentración masiva de personas.
Respecto de la duración de la emergencia dispuesta originalmente -31 de julio- la nueva disposición señala que las medidas dispuestas podrán ampliarse y extenderse en el tiempo, o dejarse sin efecto, conforme con su evolución y la evaluación que las autoridades sanitarias hagan sobre ella.
Aunque en líneas generales, la modificación comporta pocas restricciones a la actividad nocturna, para los propietarios de estos negocios se establecieron condiciones para la apertura y funcionamiento de sus locales habilitados.
Entre esas exigencias, se destaca la obligación de facilitar a los clientes alcohol para la higiene de manos en el ingreso del local.
Además, deberán desinfectar cada 30 minutos las superficies destinadas a la atención de clientes (barras de expendio) en restoranes, confiterías, bares y locales donde los clientes utilizan mesas. La desinfección deberá realizarse al culminar cada servicio de atención. Asimismo, deberán disponer las mesas de tal manera que se garantice el objetivo de distanciamiento social a un mínimo de dos metros de distancia.
Otras medidas incluyen la obligación de mantener corredores de ventilación y ciculación de aire, la entrega a cada cliente que ingresa de un folleto -que proveerán las autoridades municipales- con indicaciones relacionadas a la problemática.
Como medida excepcional, se autoriza a los responsables de cada local a limitar el ingreso -incluso excluir- a personas que manifiesten sintomatología gripal (tos, fiebre, dolores de cabeza, articulaciones o musculares).
Respecto de la limpieza, se exige en la nueva normativa la desinfección del local con agua lavandina en una dilución de 100cc/cada 10Lts. de agua como mínimo tres veces por día, y también limpiar en forma permanente sanitarios y asegurar la existencia de jabón y toalla de tela o descartables en ellos.
Vale mencionar que las autoridades sanitarias de la Nación reunieron al Comité Federal de Salud -también conocido como la liga de los ministros- donde convinieron que nuestro país pasó de la etapa de prevención de la gripe porcina a la etapa de mitigación de la enfermedad, en la que se recomienda tratamiento para casos graves ni bien se manifiesten los síntomas.