Esta semana, fueron elegidas las autoridades de la Comisión Directiva del Festival de Doma que tiene como meta próxima la organización de la próxima edición festivalera. Seis miembros de la anterior conducción presentaron su renuncia y fueron reemplazados.

El presidente del Festival de Doma y Folklore, Hugo Baldo, tuvo la semana que pasó su primera prueba de fuego que fue darle forma a una nueva Comisión Directiva. Sobre todo, conocidas las renuncias de Antonio Laveaga, Miguel Mansilla, Claudio Videla, Nicolás Tottis, Marina Ludueña y Azucena Scarponi, quienes acompañaron en la última gestión a Esteban Martos.
“Tratamos de mezclar la gente y de mover algunas Secretarías para intercalar gente con experiencia, gente con muchas ganas de hacer, y gente nueva que quiere aprender”, señaló Baldo sobre la composición de la nueva comisión.
Acompañan a Baldo en la conducción del Festival: Julio López como vicepresidente primero y Cristian González como vicepresidente segundo. María Heddi Carrizo pasó a ocupar la Secretaría General. El resto de la conducción se completa con Guillermo Goy como secretario de prensa y difusión, Beatriz de Benítez como secretaria de Cultura y Obra Social, Víctor Ramallo como secretario de Administración y Finanzas, Nicanor Copetti como secretario de Patrimonio e Intendencia, José Alarcón como secretario de Relaciones Públicas, Virginia Corazza como secretaria de Programación y Contrataciones, María José Bergagna como secretaria de Turismo y Transporte, y Olga de Giacoletti como secretaria de Seguridad y Vigilancia. La presidencia del Órgano de Fiscalización quedó en manos de Susana Picat.
Baldo rescató que para la elección de cargos hubo asistencia perfecta y que cada nuevo integrante de la comisión respondió con gusto a la proposición.

Lo que se viene

Respecto del momento en que la nueva comisión comenzará a trabajar pensando en enero de 2010, el presidente fue muy claro: “Ya tenemos que empezar porque si el otro festival que tenemos en Córdoba va a tener más días -el de Cosquín- seguramente se nos van a superponer tres días. Ya tenemos que comenzar a negociar con los artistas para no tener sorpresas después y que no puedan estar en Jesús María”. Baldo se planteó para su gestión un ahorro en el costo del festival para que se pueda distribuir mayor utilidad entre las escuelas. Pero, más allá de las buenas intenciones, la pregunta giró en torno de si tal pretensión es posible: “Hasta cierto punto, por supuesto que sí es posible. Si logramos gastar menos y que ingresen más recursos, eso se verá en la distribución a las escuelas”.
La flamante autoridad del Festival ratificó que las obras en marcha van a continuar, particularmente las que serán financiadas por el gobierno provincial, como los accesos y baños para discapacitados y la remodelación del escenario Martín Fierro, más la construcción de otro salón multiusos.
“Nosotros vamos a tratar, este año, de ir a pedir dinero para otros gastos, particularmente de artistas, como hacen con otros festivales para que realmente nos quede mayor ganancia a nosotros”, finalizó Baldo sobre su intención de comprometer al gobierno provincial no sólo con aportes para la infraestructura del anfiteatro José Hernández.

Anuncios