Están demorados los arreglos de la Torre


El presupuesto de este año prevé un desembolso de 30 mil pesos para nuevas obras de refacción de la Torre Céspedes.

La Torre de los Céspedes, enclavada en el Club Social de Jesús María, sigue evidenciando signos de deterioro sin que se pueda avanzar en el programa de refacción al que está comprometida la Municipalidad, tras haber firmado un convenio con el club, en septiembre de 2006.
Por el momento, la única mejora que hizo el municipio desde que está a cargo del inmueble fue levantar las cubiertas del techo, impermeabilizarlas, y construir una nueva cubierta y nuevos desagües. Y para ejecutar esas obras tuvieron que pasar casi dos años ya que los trabajos comenzaron a realizarse en junio de 2008.
Este año, por caso, se presupuestaron 30 mil pesos para obras en la Torre y, cuando está por expirar la primera mitad del año, no hay noticias sobre obras por hacerse allí.
Hay un trabajo que resulta impostergable si se quiere preservar el edificio para las futuras generaciones: la realización de encadenados superiores sobre la estructura existente para detener el agrietamiento y eviten que las fisuras que hay en las torretas se sigan abriendo. Si no se resuelve ese problema, a largo plazo corre peligro la estructura.
Hay infinidad de problemas que podrían considerarse menores en relación a la necesidad de ejecutar los encadenados superiores, pero hacen al aspecto de deterioro que es visible cuando uno ingresa al parque del club social.
En uno de los balcones, creció un arbusto de medianas proporciones, los revoques se siguen cayendo dentro y fuera del edificio, la escalera interna sigue sin repararse, hay pisos que se rompieron cuando se reparó la cubierta de los techos, y hay infinidad de grietas y humedades.

Falta personal
Desde el municipio, se aseguró que el dinero para financiar esos arreglos está pero los numerosos frentes de obra que tiene abiertos en la actualidad le impiden afrontarlos con personal municipal.
El secretario de Desarrollo Urbano, José María Brusasca, reconoció la necesidad de encarar una refacción integral: “La prioridad es tratar de detener estas falencias estructurales que tiene y que son producto del envejecimiento propio de la estructura donde se utilizó mucha mampostería con cal y arena y muy poco de hormigón”. Y agregó: “Hay que hacer trabajos de carpintería en la escalera, también trabajos sobre los muros internos donde hay unas pinturas que se quieren recuperar. Son todos trabajos importantes y hay que hacerlos pero antes de eso hay que garantizar la estabilidad de la torre”.
Ahora, la Torre se ve desde la calle Cástulo Peña y sus 15 metros de altura son imponentes, pero también son visibles sus defectos y ponen de manifiesto la necesidad de realizar trabajos complementarios que la pongan en valor.
Hasta hoy, sólo la parte exterior de la Torre sirvió para la realización de varios eventos culturales y políticos. Sólo la planta baja puede ser mostrada al público. Para recrear el edificio y que testimonie gran parte de la vida social de Jesús María de comienzos del siglo XX, falta mucho. La Comisión de Patrimonio de la ciudad está trabajando para que no se pierda otro año más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s