Desde hace casi un año, trabajadores de diversos medios de comunicación social de la zona vienen trabajando tras dos objetivos: para eliminar el trabajo en negro y negociar salarios acordes a los tiempos que se viven.

Se está por cumplir un año desde que un grupo de trabajadores de la comunicación de esta zona se animó a darse una organización y se animó a agremiarse, a través del Círculo Sindical de la Prensa y la Comunicación de Córdoba (CISPREN).
La génesis de esa organización tuvo lugar por dos razones: de la indagación entre compañeros, surgió que la totalidad de los trabajadores estaba vinculado a sus empleadores en condiciones precarias e irregulares, lo que vulgarmente se denomina “en negro”. Por otra parte, las remuneraciones que recibían y que, lamentablemente, muchos siguen recibiendo los ubicaban por debajo de la línea de la pobreza e, incluso, de la indigencia.
23 trabajadores -entre los que hay periodistas, locutores, y personal técnico- se afiliaron al CISPREN que, como primera medida, procedió a inspeccionar los diferentes medios de comunicación locales en compañía de inspectores de la Secretaría de Trabajo de Córdoba.
Ese relevamiento permitió ordenar audiencias conciliatorias y planificar la regularización de los trabajadores, en forma progresiva. De hecho, a la fecha, ya hay casi una decena de trabajadores de la comunicación que comenzaron a percibir salarios en “blanco” y a tener su obra social y sus aportes jubilatorios.
Radio Jesús María, Canal 2, y el diario El Despertador fueron los primeros en acceder al blanqueo de su personal y vienen cumpliendo sus obligaciones de acuerdo a lo que establece la escala salarial que se negocia en las paritarias,
Sin embargo, algunos medios hicieron caso omiso de las citaciones de Trabajo y otros tuvieron demasiada “suerte” al coincidirles sus audiencias con los paros del Sindicato de Empleados Públicos que dominaron gran parte de fines de 2008. Son los trabajadores de esos medios los que mayor angustia tienen ante la postergación de las negociaciones.

Afiches en el centro
Durante el desfile Cívico-Militar del 25 de mayo, muchos postes y hasta el propio palco de autoridades se vieron empapelados con afiches que llevaban la leyenda “Por una prensa en blanco”, hecho que mereció la consideración del intendente Marcelino Gatica: “El estado tiene responsabilidad, pero los medios tienen aún mas en la tarea de informar,es hora que el mensaje ayude a hacerse cargo a cada uno lo que le toca”.
La discusión que vienen persiguiendo los trabajadores de la comunicación es inédita en la ciudad, fundamentalmente porque muchos de los medios actuales apenas si alcanzan la veintena de vida. Pero es una discusión que no se puede postergar más.
Lo cierto es que una prensa responsable, seria, crítica, y solidaria será posible en la medida en que los propietarios acunen idénticos valores.
Nunca será deseable que se multipliquen los medios de comunicación si el empresariado que los respalda no está dispuesto a brindar dignas condiciones laborales a sus trabajadores. Ser dueño de un medio de comunicación importa una cuota de poder pero más importa una cuota de responsabilidad y compromiso social.