Las integrantes del Consejo de la Mujer de Colonia Caroya aceptaron la propuesta de APAER y apadrinarán a las escuelas rurales de Santa Teresa y Núñez del Prado. Además, quieren favorecer el trabajo de costureras.

Integrantes del Consejo Municipal de la Mujer de Colonia Caroya aceptaron la invitación de la Asociación de Padrinos de Escuelas Rurales (APAER) y se transformarán en colaboradoras de las escuelas de Santa Teresa y Núñez del Prado.
Miembros de la Fundación mantuvieron una reunión con las mujeres donde las interiorizaron sobre el funcionamiento del proyecto.
Paralelamente, se comenzó a trabajar en un taller de costura, pero no para aprender el oficio sino para que las mujeres que saben de costurería puedan generar ingresos a través de dicho taller.
Para eso, el Consejo ya movilizó algunas reparticiones y buscó información en Córdoba, donde averiguaron que hay créditos a tres años para la adquisición de las máquinas de coser que son el costo más elevado.La idea es que durante las vacaciones de julio pueda haber alguna definición al respecto.
“El intendente Visintín nos ofreció un espacio en el CIC y también nos ofrecieron lugar en el XI porque además de las máquinas es necesario un espacio físico para que funcione el taller”, señaló Norma Londero, presidenta del Consejo de la Mujer.
Respecto del funcionamiento del Consejo, Londero consideró: “Estamos muy conformes y la gente está muy contenta con nuestro trabajo y nos apoya muchísimo”.
De hecho, organizaron una entrega de juguetes para los jardines de infantes con motivo de haberse celebrado el 28 de mayo el Día de los Jardines de Infantes y tuvieron un respaldo de personas e instituciones muy importante.
Como en todos los órdenes de la vida social, el trabajo del Consejo de la Mujer recae siempre en cinco o seis de sus integrantes, pero ese hecho lejos de desalentarlas les da mayor ánimo, según señaló la presidenta.