El gobernador Schiaretti señaló que creó una Secretaría específica para abordar la problemática. Anunció la creación de centros de rehabilitación para adictos, por ahora, en la ciudad de Córdoba.

La responsabilidad penal del combate a las drogas es de la Justicia y de la Policía Federal. La Policía de Córdoba lo que puede hacer es acompañar y ayudar a la Justicia Federal. Eso fue lo que dijo el gobernador Juan Schiaretti cuando se lo consultó sobre las denuncias de inacción policial que formuló el intendente Marcelino Gatica.
“En el combate al flagelo de las drogas hay tres aspectos que hay que tener en cuenta: la prevención, el combate al narcotráfico, y la rehabilitación de aquellos que han caído en la adicción y que necesitan de la ayuda del resto para poder dejar atrás la adicción”, manifestó el gobernador.
Para tener una mayor presencia en estas tres áreas, Schiaretti mencionó que la provincia creó la Secretaría de Prevención y Lucha contra el Narcotráfico, que comenzará con un trabajo preventivo en 50 escuelas, experimentalmente antes de extenderlo a otros centros educativos.
“Tenemos la mejor disposición -agregó Schiaretti- para colaborar con la Justicia y la Policía Federal, pero creo que no debe despenalizarse el consumo porque, a caballo de despenalizarlo, se le va a dar impunidad a los vendedores minoristas”. Y añadió: “Así como sostengo que hay que atrapar a aquellos que son los peces gordos, los mayoristas, tampoco hay que permitir que los minoristas puedan vender droga porque sino se nos masifica el flagelo”.
El gobernador afirmó que este año van a poner en marcha un lugar para rehabilitación de los adictos porque “hay que respaldar a la familia que tiene la desgracia de tener adicto a alguno de sus miembros”.
En la primera fase, comenzará en la ciudad de Córdoba donde ya se determinó un predio para, luego, extenderlo hacia otros puntos de la geografía provincial.
Schiaretti expresó que el Estado Nacional tendrá que ver si las leyes le permiten detener de manera rápida a los que venden o si habrá que hacer alguna modificación en la legislación para que aquellos que envenenan a niños y jóvenes puedan ser detenidos con facilidad.
Respecto de los primeros pasos de la Secretaría de Prevención y Lucha contra el Narcotráfico, que puso mayor hincapié en la lucha en la capital en desmedro del interior, el gobernador señaló: “No podemos entrar en la competencia respecto de dónde se vende más droga. El peligro está en todos lados pero, evidentemente, primero entra en las grandes ciudades y en las barriadas populares”.
“Obviamente -acotó- hay que empezar donde uno observa mayor presencia de droga por un criterio práctico no porque se quiera discriminar”.
“A las sociedades, cada tanto, le aparecen nuevos flagelos y cuando aparecen hay que reconocerlos y atacarlos para llevarle mayor tranquilidad a la gente”, concluyó Schiaretti tras ratificar el compromiso de trabajar en los tres frentes que mencionó al principio.