Después de tensos debates, el Concejo Deliberante de Colonia Caroya se desligó de la responsabilidad de otorgar la prefactibilidad para la instalación del frigorífico de cerdos como pretende la firma Qualita.
¿Por qué? Sencillamente porque ya no se discute si la industria se instalará en un predio de propiedad municipal como sí lo era el matadero de Tronco Pozo.
Los inversores comprarían un terreno a particulares y ese es el motivo por el que la prefactibilidad la tiene que otorgar el Ejecutivo.
Por tal motivo, los ediles le enviaron una nota al intendente recordándole que debe respetarse la zona considerada industrial.