Sobre la calle Gorizia (calle 13) al 177 de Colonia Caroya funcionará el local de la Agrupación Veteranos de Malvinas de nuestra región.

Veteranos de la guerra de Malvinas de Colonia Caroya, Jesús María, y Sinsacate concretaron un viejo anhelo: tener un lugar donde reunirse, donde ofrecer asistencia a los veteranos con necesidades, particularmente los del norte provincial, y donde seguir fortaleciendo los lazos que comenzaron a forjarse en 1982.
“Siempre estuvimos luchando por tener un espacio propio donde resolver las necesidades que tiene cada veterano -algunos están enfermos, a otros les falta pensión- y recién ahora se nos dio gracias a la gentileza de una señora que nos presta el local”, señaló Eduardo Suárez.
El objetivo primordial es aunar esfuerzos con los camaradas de los municipios vecinos y ver cómo se puede ayudar a quienes más lo necesitan.
La sede es cálida y está “empapelada” con fotografías e ilustraciones que registran diversos momentos de la corta guerra. Esas imágenes registran momentos en que soldados derribaban con antiaéreas los aviones de los ingleses, o la destrucción de algún crucero o destructor, pero también muestran escenas de la tragedia como la que le tocó vivir a los tripulantes del Belgrano.
Hay abundante bibliografía también, un paracaídas, y fotografías de quienes dejaron la vida en suelo malvinense.
Eduardo Álamo, Ángel de la Fuente, Héctor Rivadero, Eduardo Suárez, Pedro Tiraboschi, y Carlos Villagra compartieron unas empanadas y unas gaseosas esta semana, en una suerte de inauguración del local.
De fondo, sonaron unos temas de José Larralde y Villagra señalaba que hacía falta tener a mano la “Marcha de Malvinas”. Cruzaron cargadas, se rieron animadamente pero también tuvieron la deferencia de compartir con Primer Día anécdotas poco conocidas sobre los días de la guerra.
Y es que al cien por ciento de nuestros veteranos, les tocó defender las islas y a todos les tocó enfrentar la incertidumbre de no saber cómo los ingleses los tratarían si los tomaban como prisioneros de guerra.
Entre camaradas, hasta el más introvertido se anima a contar todo con lujo de detalles y podemos asegurarles que esos detalles erizarían la piel de cualquiera.

Una finalidad social
Para muchos veteranos, ha pasado mucho tiempo sin haber tenido un adecuado tratamiento.
“La parte psicológica del veterano es un problema, indudablemente. Hay gente que está muy enferma psicológicamente y no tiene contención. Entonces, hacemos hincapié en estas reuniones en que ya no somos “los chicos de la guerra” sino que somos mayorcitos y los años pasan”, indicó Suárez.
El veterano es una persona muy especial porque generalmente esquiva ir a un profesional para que lo trate. Hubo una idea en algún momento sobre capacitar a algunos veteranos para que la primera tarea de contención la puedan realizar ellos antes de que acepte ir al médico o el psicólogo.
“No nos queremos quedar con eso -añadió Suárez- y preferimos salir a visitar al veterano para saber la problemática que tiene. En eso es que estamos aunando esfuerzos”.
La agrupación se ha planteado varios objetivos más, entre los que se destacan gestionar a las municipalidades los beneficios que les corresponden como héroes de guerra y que ya han sido reconocidos a nivel provincial y nacional.
Nuestros veteranos fueron paulatinamente animándose a relatar Malvinas. Tuvieron que pasar 20 largos años antes de eso, pero sus historias están disponibles para los alumnos de las escuelas y para cuanta institución esté interesada en saber, de primera mano, como fueron los difíciles días entre abril y junio de 1982.
“Queremos colaborar con la sociedad y que sepa lo que nosotros hicimos en Malvinas para que no caiga en saco roto. Los años pasan y los reconocimientos no llegan”, resumió Suárez.
Por lo pronto, están abocados a la realización de actividades que les permita financiar los gastos que ocasione la agrupación. Para el domingo 10 de mayo estarán ofreciendo pollo asado, vino y pan a 25 pesos.
Un dato importante es que la Cooperativa de Servicios Públicos accedió a colocarles en forma gratuita una línea telefónica, el 462428, donde pueden comunicarse los veteranos y quienes estén interesados en acercarse para escuchar, acompañar, colaborar y aprender de este grupo humano extraordinario.