Gestionaron un crédito del Enohsa para una nueva perforación y un nuevo tanque de 250 mil litros. Hay otras acciones en marcha.

El crecimiento demográfico que tuvo Sinsacate en el último quinquenio obligó a las autoridades municipales a ponerse a trabajar para resolver el problema de la provisión del agua potable, principalmente por la sequía y el crecimiento del consumo en zona productivas que hicieron descender las napas de agua en niveles alarmantes.
Como una sola medida no iba a alcanzar para resolver el tema, se aplicó un conjunto de acciones que apuntan a establizar la situación.
Se trabajó, en primer término, sobre la protección de las fuentes de captación de agua hacia el oeste del ejido. Una medida estratégica fue exigir a los loteadores que cada unidad de vivienda no tenga menos de 1250 metros cuadrados.
Paralelamente, se modificó la Tarifaria vigente aumentando los costos para quienes tienen excesos en los consumos. Como la red es casi toda nueva, el sistema es medido.
Además, a cada loteador se le cobra una suma fija por cada lote que genera y ese dinero va a parar a un fondo especial destinado a financiar nuevas obras de captación de agua.
Lo más importante que hizo el municipio durante el último año fue encarar una serie de estudios geológicos para averiguar de qué lugar se podría extraer buena cantidad de agua, investigación que derivó en la aparición de un lugar, sobre el Camino Real, a unos tres mil metros de la sede municipal. Para extraer agua de ese sitio, habría que realizar una perforación de unos 30 metros de profundidad.
Al cierre de esta edición, el intendente Carlos Ciprián estaba volviendo de la ciudad autónoma de Buenos Aires desde donde traía la confirmación de que el ENOHSA (Ente Nacional de Obras Hídricas y Saneamiento Ambiental) financiaría una parte importante de las obras por un monto cercano a los 900 mil pesos.

Hoy, racionado
El municipio de Sinsacate, por el momento, extrae agua de tres perforaciones. La primera de ellas está sobre el Camino Real, frente a la represa de Cargnelutti. Esa fue la que mayor descenso de napa tuvo en los últimos tiempos.
Las otras dos perforaciones están camino a San Lorenzo y se usan en forma alternada y combinada. Una está a 11,50 metros de profundidad y la segunda perforación a 80 metros. El agua que se extrae de dichos pozos llenan dos cisternas de 200 mil y 425 mil litros.
Por otra parte, el municipio podría formalizar un convenio con los propietarios de Jardines del Lago para poner en funcionamiento una bom-ba que al principio se utilizaba para llenar el lago y que dejó de usarse cuando comenzaron a comprar turnos de riego.
Los propietarios del emprendimiento inmobiliario aseguraron que esa bomba permite extraer 30 mil litros hora.
Con todas estas acciones en marcha, la Municipalidad aspira a tener controlado el problema de la provisión y garantizar a las nuevas familias que se afinquen en la localidad que van a contar con el vital recurso. También que los que consumen de más paguen por ese exceso.