Marcelino Gatica aseguró que no va a ser candidato a diputado nacional y que se quedará a concluir su segundo mandato hasta el 10 de diciembre de 2011. Habla de todo.

ENTREVISTA EXCLUSIVA

Muchos vecinos quieren saber si ¿el intendente quiere ser legislador nacional o si termina su mandato en 2011?

Lo que es cierto es que me han ofrecido ser diputado nacional, cosa que agradezco enormemente y que es un orgullo personal muy grande. Un vecino me decía recientemente que si yo aceptaba iba a ser el primer ciudadano de Jesús María en ser diputado nacional. Para el ego de uno, para la vanidad de uno está bárbaro. Pero cuando yo digo que creo en las instituciones, verdaderamente lo creo, y con la ciudad tengo un compromiso que es indisoluble y no voy a dejar de ser intendente hasta 2011, voy a cumplir mi mandato.
Por más que me guste la propuesta, que me guste la política y que es un momento histórico en que se podría aportar muchísimo desde una banca de diputado nacional, prima mi compromiso con Jesús María. En momentos de mucha dificultad como el que se está viviendo, hay que honrar lo más que se pueda la palabra. En momentos de crisis institucional, social y económica necesitamos que la dirigencia de señales contundentes de que lo público no es trampolín para otra cosa.

¿Esto significa que su nombre no va a aparecer en ningún lugar de ninguna lista?

Cuando alguien te propone participar de un espacio testimonial que es valioso, y quien te ofrece encabezar la lista de diputados nacionales es el candidato a senador que las encuestas dicen que es número puesto (Luis Juez) es difícil decir que no.
Pero mi nombre no va a aparecer en ningún lugar de la lista porque estoy dedicado ciento por ciento al gobierno de la ciudad ya que estamos en un momento complicado.
Sí me voy a involucrar en la campaña pero no como candidato a nada. Ni titular, ni suplente, ni noveno, no voy a estar en ninguna lista.

¿Qué implica involucrarse en una campaña?

Hoy estamos en una crisis bastante complicada y la gente está esperando que, quienes tenemos responsabilidad de gobierno, gobernemos. Pienso con frecuencia en los servicios que prestamos, en cómo mejorarlos, en cómo involucrar a más gente en la cosa pública con desafíos de participación importantes que están en marcha y que demandan mucho tiempo. Le pongo la mayor cantidad de tiempo a que las cosas salgan bien. De todas maneras, el país está pasando un momento muy particular -Córdoba también- y me voy a involucrar en la campaña porque me parece que uno no puede mirar para otro lado.
Si queremos mejorar la calidad de las instituciones, hay que dar un mensaje contundente de que ha habido y hay un avasallamiento a las autonomías de los municipios y de las provincias, y se está violentando severamente la cuestión institucional.
El gobierno nacional no evalúa los costos que tiene para la democracia el jugar con las instituciones y pareciera hoy que todo tiene precio y que quien opina en contrario a lo que ellos piensan dejan de ser parte del esquema institucional, cuestión que es de una gravedad tremenda.

El radicalismo de Jesús María ¿le entendió eso de ser un radical con vocación frentista?

Hay muchos dirigentes radicales que tienen mucha buena fe y que por una cuestión sentimental abrazan lo partidario como Boca-River. Pero hay algunos radicales que tienen que ver con el fracaso del radicalismo de Jesús María que aprovechan esta cuestión para generar diferencias que yo no voy a atender, de ninguna manera. Quienes integramos este gobierno nos hemos legitimado en la urnas en tres oportunidades, hemos ganado internas, y me parece que no es indispensable estar dentro de la Casa Radical para ser radical.
Tengo una idea de lo que hay que hacer en Jesús María y de lo que se debiera hacer en la Provincia que la voy a seguir sosteniendo aunque no me dejen entrar más a la Casa Radical.

El Comité intervenido, ¿colaboró con la gestión?

Estoy preocupado en la gestión y no tengo en cuenta lo que hace. Obviamente que sería mucho mejor tener gente opinando, proponiendo cosas. Pero no generalizo: hay gente muy buena, muy valiosa, que con total honestidad plantea sus diferencias y hay gente que tiene intereses particulares y económicos para que a este gobierno le vaya mal.