La Justicia, con apoyo de la Policía, hizo cumplir el auto de desalojo contra Mario Vicente y le devolvió la posesión a la Municipalidad de Colonia Caroya.

Después de siete años de litigio y de varios fallos a favor de la Municipalidad, finalmente se pudo recuperar la posesión sobre las diez hectáreas de terreno que ocupa el kartódromo Juan Manuel Fangio y que estaba en manos de Mario Vicente.
El cumplimiento del desalojo fue durísimo ya que incluyó amenazas e insultos para funcionarios municipales y también para el oficial de Justicia que debían verificar el cumplimiento de la disposición.
Con el transcurrir de las horas, la situación se fue descomprimiendo y, ante el inevitable cumplimiento de la orden judicial, Mario Vicente se allanó a lo dispuesto por el Tribunal Superior de Justicia y accedió a devolver el predio.
Todo esto ocurría durante la tarde/noche del pasado martes y, durante el miércoles, los ex comodatarios del kartódromo procedieron a retirar sus pertenencias y efectos personales. Lo que no pudieron llevarse fueron las mejoras introducidas en el circuito ya que el convenio que firmaron originalmente con el municipio establecía que las mejoras quedaban para este último.
Quedó claro que el litigio no ha terminado pero también que la Municipalidad quedó en una posición diametralmente opuesta para enfrentar el juicio de usucapión que posibilitará la obtención del título de propiedad sobre el predio.

Prudencia
Las autoridades municipales no disimularon su satisfacción por haber recobrado la posesión del predio pero, al mismo tiempo, se mostraron bastante cautos en sus declaraciones.
El secretario de Gobierno, Luis Grión, se mostró sorprendido por la actitud que tomó durante el desalojo la abogada de Vicente ya que, lejos de apaciguarlos, exaltó los ánimos. Todo esos consta en el acta que labró el oficial de Justicia.
“Hubo un artilugio jurídico, una artimaña, que demoró el desalojo y fue que ellos se presentan como Vicente y Gabbarini, persona física, diciendo en el expediente que ya entregaron el predio y, por otro lado, se presentan Vicente Gabbarini, una SRL, diciendo que están en posesión del predio”, indicó Grión sobre la dificultad para concretar el desalojo.
Para el secretario de gobierno, dicha maniobra respondió al intento de desviar la cuestión jurídica argumentando que ellos ya se han ido y que los que están haciendo la posesión son otras personas. Contribuyó a la confusión, también, el cartel que está colocado en el acceso al kartódromo, sobre el juicio de usucapión, donde aparecen Vicente y Gabbarini pero en ningún lado dice SRL.
“Ellos intentaron ingresar un incidente para que el tema vuelva a ir a la Cámara, pero se les venció un término y eso posibilitó que se aceleraran los tiempos para concretar el desalojo”, añadió Grión.

Un cambio sustancial
Grión reconoció que el tema volvió a agitarse en la comunidad cuando se conoció la noticia de que volvían a realizarse carreras en el kartódromo.
“Aunque esto no termine acá, lo importante es que ahora somos nosotros los que tenemos la posesión”, recalcó el secretario de Gobierno.
Para las autoridades, la posesión representa un cambio sustancial en los juicios porque están dentro y porque el cambio de ejido hizo caer el 90 por ciento de los argumentos que sustanció durante el litigio Mario Vicente.
Colonia Caroya, mientras no tuvo jurisdicción sobre esa zona, nunca pudo presentar los planos en Catastro porque para ello necesitaba la visación de Jesús María.
“Más importante que el desalojo, son los fallos a favor nuestro en el juicio de usucapión que falta resolver. Todo debiera seguir por la misma vía que siguió hasta ahora el litigio”, estimó Grión.
­